Tips para madres y padres altamente eficaces

Tips para ser altamente eficaces

1. Organización y orden: El tener la casa en orden y organizada, es fundamental para no perder tiempo en búsquedas, además de trasmitir paz y armonía. Cuando se tienen tres hijos pequeños como yo, esto puede ser misión imposible, por eso es importante infundir el concepto de equipo. Mantener la cosa organizada y en orden es labor de todos,  es un trabajo cooperativo, cada uno tiene sus responsabilidades.
Desde pequeños pueden ir asumiendo pequeñas tareas como por ejemplo: colgar su abrigo, tirar los papeles a la basura, guardar juguetes en un baúl,  esto va muy en linea con la filosofía Montessori.  El aprendizaje de la autonomía comienza desde pequeño con  actividades de vida práctica. Cuando son más mayores se pueden encargar de recoger la mesa, poner las cosas en la lavaplatos, tender una lavadora, hacerse la cama, limpiar el baño, pasar la mopa…
Mi experiencia: al principio cuesta un poco meterles en las rutinas pero al final  lo adquieren como un hábito, aunque hay que seguir recordándoselo a veces la colaboración es automática. Requiere de mucha supervisión y recordatorio al principio, además del tiempo que lleva enseñar esa nueva habilidad, pero la inversión del tiempo y esfuerzo merece la pena porque luego los resultados son impresionantes. Después de un tiempo he observado que incluso ellos mismos se prestan ayuda y colaboran entre ellos para avanzar más rápido. 

2. Aprovechar el tiempo al máximo:  Desde que me levanto tengo la sensación de que me faltan horas en el día para hacer todo lo que tengo. Cualquier momento es bueno para ir sacando las cosas adelante, por ejemplo: mis niñas están ahora adquiriendo la lectura, por eso tienen que leer todos los días un ratito para ir cogiendo destreza y comprensión lectora. Cuando llegamos a casa siempre tenemos algo que hacer y el momento de la lectura se perdía. Así que aprovechamos los trayectos al cole para  leer y adquirir el hábito lector, estos nos llevan, sin tráfico unos 15 minutos. Unos días leen 5 minutos otros 15,  la cantidad de tiempo me da igual, lo que me interesa es que cojan el hábito. Así lo hice con el mayor y ahora se lee todo los libros que caen en su mano.
Durante el día, siempre hay muchos momentos entre actividades que se pueden utilizar para hacer cosas pendientes.
Mi experiencia:  mis rutinas para  exprimir el tiempo, con respecto a mi trabajo personal, suelo aprovechar cualquier ratito que tengo, en mi hora de comida suelo estar en mi clase mientras que estoy en el ordenador contestando mails, terminando post,  haciendo carteles, preparando material para las formaciones como algo en un tupper. Desde que salgo de trabajar hasta que salen mis hijos del cole tengo media hora libre que suelo utilizar para ir a comprar aquello que me falta en el supermercado o para actualizar las redes sociales.

3. Tener a la vista todo los eventos:  Yo soy bastante despiste y aunque tengo agenda, se me olvida mirar, vamos un desastre. Así que me ayuda un montón, tener en la cocina un planning mensual. Así de un vistazo sé que me toca cada día. Revisiones médicas, excursiones, cumpleaños de amigos de mis hijos a los que han sido invitados…  De esta manera no se me despista nada. Los papeles importantes y circulares del cole de los niños también lo tengo en la cocina a la vista, pinchado en un corcho. Mi experiencia: lo que guardo y no veo, se me olvida.

4. Delegar : Esto para mí ha sido una revolución, porque me he descargado de mucho trabajo rutinario,     ¿ en quién he delegado, os preguntaréis? pues en los responsables de esas rutinas, en mis hijos. Está muy relacionado con el primer punto de hacerles autónomos. Ahora ellos se encargan de sus cosas, yo solo recuerdo y confirmo de que se ha hecho.
Un ejemplo de mi experiencia: Recuerdo y compruebo que se han preparado las mochilas para el día siguiente, se han preparado la equipación de Educación Física o natación,  el violín para la clase, la ropa por la noche , su cama, el tupper del desayuno del cole y el termo de agua…. Todo esto antes lo hacia yo, de tres, ahora todo ese tiempo lo tengo para hacer otras cosas, estoy encantada, últimamente gracias a esto, me puedo sentar a desayunar tranquilamente…;) por ejemplo.

5.  No dejar nada para mañana si lo puedes hacer hoy:  En este punto flaqueo bastante, pero creo que es fundamental. No se si os ocurre a vosotras, pero cuando me vienen las circulares del colegio, para rellenar formularios, preparar dinero y autorización de excursiones.  Me encontraba que dejaba los papeles en un porta cartas de la cocina, y nunca encontraba el momento de hacerlo.  He descubierto que me lleva dos minutos hacer eso, si lo haces en el momento, ya está, a otra cosa y no he perdido tanto tiempo. Igual con otros aspectos .Por ejemplo, preparo un zumo, si se recoge y se limpia en el momento  se pierde menos tiempo, porque después da más pereza y el desorden invita a ello.

¿ Cómo te organizas tú? Compartes conmigo tus trucos, seguro que me dan muchas ideas para seguir mejorando en mi organización diaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *